En esta participación en El Blog Salmón, hablamos de cómo se dio el “milagro” del segundo mayor de los Dragones Asiáticos: Taiwán.

Y hay una importante lección que no debería pasar desapercibida en la España actual de latifundios andaluces: Japón y los dragones, todos, hicieron una reforma agraria previa al despegue. Hong Kong y Singapur son básicamente dos ciudades-estado, con las peculiares características que ello conlleva. Además, ambas son importantes puertos estratégicos en las rutas comerciales del Pacífico, lo cual les permite convertirse fácilmente en centros de servicios e incluso financieros aprovechando su posición de entrepôt. Por ello, cuando hablamos del desarrollo de los dragones asiáticos, Taiwán es la única economía además de Corea del Sur que sirve como ejemplo de un país que sale del subdesarrollo.

Taiwán, a pesar de tener menos de la mitad de población y tamaño que Corea, realizó un similar recorrido de actualización industrial desde una economía empobrecida y agraria a una moderna estructura productiva especializada en sectores de alta tecnología. De hecho, existe una fuerte competitividad entre ambos que está desbordando el sector económico y se está dejando sentir en otros ámbitos, como el deportivo.

Sin embargo las similitudes en lo económico prácticamente terminan ahí. Mientras

[Seguir Leyendo aquí]